Información

¿Pueden los perros comer pollo frito?

¿Pueden los perros comer pollo frito?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Pueden los perros comer pollo frito??

Estaba viendo la exposición canina y algo que se dijo me llamó la atención. Una pareja le estaba dando al juez su perro y cuando se presentó por primera vez, dijeron que habían estado alimentando al perro con pollo frito. ¿Alguien sabe si esto es cierto, a pesar de que algunos perros supuestamente son alérgicos a él?

Comentarios (25)

Por mucho que me guste el pollo frito, no creo que a un perro le guste. No sé si a un perro le gustará siquiera si puedes hacer que suceda. No solo existe el riesgo de que el perro se coma algo que no debería, sino que incluso puede intentar comérselo. Definitivamente sería algo que desalentaría.

Está frito o no. No existe tal cosa como "casi frito". En mi opinión, cualquier alimento que esté frito al menos en el nivel de temperatura se consideraría frito. Entonces, los nuggets de pollo estarían "casi fritos".

En cuanto a la pregunta, tienes que hacérsela para tu perro. Hace un par de años, me dieron un laboratorio de chocolate cuando era un cachorro, y una de las primeras cosas que les dije a sus dueños fue que tenían que alimentarla con carne. Me crié en una granja, y la mayoría de nosotros sabía mucho más de lo que usted aprenderá leyendo este foro de discusión. No querrás un perro que vaya a comer algo que se supone que no debe comer, por lo que debes elegir algo que no probará. Si le vas a dar comida frita, tendrás que prepararla tú mismo y, según recuerdo, mis padres prepararon un pollo frito estupendo.

Hay un viejo chiste sobre cómo la forma en que se hace la comida para perros es la forma en que se hace a un ser humano: se empieza con la cabeza y se sigue bajando.

Hay un viejo chiste sobre cómo la forma en que se hace la comida para perros es la forma en que se hace a un ser humano: se empieza con la cabeza y se sigue bajando.

Solía ​​tener un chihuahua viejo al que le daba de comer carne cruda de ardilla y cuellos de pollo. No teníamos idea de cuánta proteína tenía la ardilla y cuán nutritiva es. Su cuerpo reaccionaría a la proteína entrando en cetosis y convirtiendo la grasa en cetonas. Comencé a darle comida comercial para perros, y su sistema digestivo se descompuso lentamente y comenzó a tener diarrea. Lo cambié de nuevo a la alimentación cruda, pero no sabíamos hasta qué punto podíamos llegar antes de que comenzara a sufrir desnutrición.

El caso es que la proteína es esencial. La proteína es el ingrediente crudo, sin ella, ningún animal puede prosperar. La cantidad de proteína que puedes darle a un perro no es tanta, pero tienes que saber cómo usarla en beneficio de tu perro. Investigué mucho en línea antes de comenzar con mi perro, pero también hablé con todos los veterinarios que pude encontrar. Leí libros, lo investigué en línea y mantuve un libro de registro. Cuando lo atrapé por primera vez, sabía que estaba sano, pero seguí mirando su estómago después de darle de comer, para ver si estaba suave y brillante como el estómago de un gatito. Puedes hacer esto con cualquier perro, para ver si el estómago está suave y brillante o no. Con un perro gordo, como un chihuahua, sabrías si estaba sano y ganando peso, pero nunca hice eso con nuestros perros. Si su perro tiene un estómago suave y brillante después de darle de comer, entonces está bien.

La diferencia entre una dieta de carne cruda, como la que recibe mi perro, y una dieta alta en proteínas, como una comida comercial para perros, es la cantidad de grasa digerible que ingiere. El cuerpo de un perro necesita grasa, especialmente grasa de origen animal. También guardo un balde de carne molida aparte para él que le doy de comer cruda. No puedo alimentarlo con todo crudo, porque podría hacer que sea propenso a las alergias alimentarias o que se vuelva más propenso a la intoxicación alimentaria.

Algunos perros son más fáciles de entrenar que otros, y tu perro no es una excepción. Si tienes mucha experiencia con perros, sabrás cómo entrenar mejor a tu perro. Si no tiene experiencia con perros, tendrá que buscar la ayuda de alguien que la tenga. Si tienes un perro de voluntad muy fuerte, necesitarás ayuda con la correa.

Los perros son excelentes herramientas de entrenamiento porque se acercan a ti, a diferencia de los gatos, que te perseguirán y huirán. La personalidad de un perro determina lo que se necesita para que siga las órdenes. Hace unos meses, mi chihuahua de cuatro años, Paddy, se cayó a la piscina. Estaba bien, pero tenía que coserlo. Resultó que había un pequeño desgarro en la pared abdominal que necesitaba ser reparado quirúrgicamente. El veterinario le puso una dieta líquida que no podía digerir, pero tuve que seguir alimentándolo para evitar que se deshidratara. Era un buen perro, pero como no podía comer, no engordaba.

Hice lo que tenía que hacer por el pequeño, pero no podía evitar el hecho de que tendría que seguir alimentándolo incluso cuando estuviera enfermo. Quería asegurarme de que podría volver a encarrilarlo. Es un perro súper inteligente y entendió que había una razón por la que tenía que alimentarlo todos los días. No podía hacer que se corriera, pero podía hacerlo comer. Fue una gran tarea. Tenía que estar en la misma habitación con él constantemente y hacerle comer su comida cada vez que tuviera la oportunidad de hacerlo. No comía frente a su novia ni a ninguno de sus otros cuatro perros. No comería frente a ningún otro humano excepto yo, pero tenía que estar allí.

Iba a trabajar todas las mañanas con la esperanza de que el pequeño comiera para poder llevarlo al trabajo y darle más ejercicio, pero no comía. Todos los días, después de la primera hora, comencé a sentir que mis síntomas habituales regresaban. No importa cuánta comida le diera, mi estómago comenzaría a doler. Entonces, sin ninguna advertencia previa, mis brazos comenzaban a doler y entumecer. Ni siquiera podía abrir los dedos. Después de dos o tres días, el dolor volvió de nuevo y sentía la familiar opresión en mi pecho y en mi garganta. Corría por la casa como si estuviera persiguiendo algo y trataba de respirar profundamente. Una vez que recuperé los síntomas, estaba en problemas. Me sentía peor durante unas horas y luego comenzaba a sentirme bien de nuevo. Podría levantarme de la cama por la mañana. Incluso podía hacer las tareas del hogar, pero luego los síntomas volvían y el dolor volvía a aparecer.

Estaba tan preocupado que finalmente fui a ver a mi amigo el Dr. Steve, que se especializa en acupuntura. Dijo que era muy probable que estuviera en un ataque de pánico en toda regla y me dijo que dejara de pensarlo demasiado. Dijo que experimentaría este sentimiento cada vez que me sintiera abrumado y, para mí, eso era solo por las mañanas. Si me enojaba o me molestaba, el sentimiento volvería.

El Dr. Steve también dijo que en China se están realizando muchas investigaciones tanto en medicina como en acupresión. También me dijo que necesitaba encontrar un homeópata que practicara acupuntura y me envió a un médico que tenía muy buena reputación. El único problema es que estoy en los EE. UU. Y solo hay un médico alternativo. Su nombre es Dra. Elizabeth Lill. Encontramos una manera de incluirla en la factura de mi seguro médico, así que pude ir allí por


Ver el vídeo: 10 Τροφές Που Μπορούν Να Σκοτώσουν Το Σκύλο Σας Επικίνδυνες u0026 Τοξικές! (Mayo 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos