Corto

5 errores al mantener gatos: esto daña la confianza


Sostener a un gato no siempre es fácil y requiere paciencia, pero también es muy divertido. Desafortunadamente, hay algunas cosas que puedes hacer mal al tener gatos. Aquí encontrará 5 errores al usar una pata de terciopelo, que debe evitar en beneficio de la relación humano-gato. La paciencia y el amor fortalecen la confianza entre usted y su gato - Shutterstock / Alena Ozerova

Hay algunas "medidas educativas" que puede estar seguro de que dañarán la relación entre usted y su nariz de piel. Los gatos son animales sensibles que pueden sufrir estos errores educativos.

1. La violencia nunca es una solución

La violencia es siempre la forma incorrecta de tratar con animales. No importa cuán molesto esté su gato, pegar, patear y otras sanciones físicas son las peores cosas que puede hacerle a su mascota. Cualquier persona que se vuelva violenta hacia su gato (u otros animales), aunque solo sea afectivo, tiene la garantía de dañar permanentemente la relación.

2. Gritar lastima a tu gato

La audición del gato es tan poderosa como sensible. Tu audición es mucho más fina que la de un humano. Por lo tanto, nunca debes gritarle a tu gatito ya que esto puede ser muy doloroso e irritante para ella. Gritar violencia física es lo mismo para tu gato.

3. La coerción es el camino equivocado

Nunca debes obligar a un gato a hacer nada. Por ejemplo, si su pata de terciopelo no quiere acurrucarse, debe aceptarla y dejarla en paz. La coerción y la presión dañan la relación y no conducen a la meta. Las emergencias médicas son una excepción: si su gato está enfermo y necesita ir al veterinario, debe llevarlo allí, incluso si no quiere hacerlo.

5 consejos para una exitosa relación humano-gato

Una relación armoniosa entre el hombre y el gato no es accidental. Claro, el gatito ...

4. Regaño posterior es inútil

¿Vienes a casa, entras en la sala de estar y tu gato rascó la cortina o derribó tu florero favorito? Esto sucede y es indudablemente molesto. Regaño posterior no ayuda. Si reprendes a tu gato, es muy probable que esto no te conecte con su acto, sino que solo sientas que estás enojado y que no te sientes bien.

5. La impaciencia no vale la pena

Siempre sea paciente cuando se trata de mantener gatos. Las patas de terciopelo tampoco siempre están de buen humor y, a regañadientes, siguen instrucciones o medidas educativas algunos días. Amar la paciencia es siempre la mejor manera de mantener y mantener a los gatos.